Leonor Fuguet, voz humanista, ambientalista, espiritual y revolucionaria

IMG 9679

Leonor es una mujer que con sus 60 años de edad asegura sentirse absolutamente feliz por dedicarse a hacer lo que ama y para lo que se siente útil «Me siento en paz porque soy coherente y congruente entre lo que creo, pienso, siento, digo y hago y esa combinación de sentires es maravillosa».

Fuguet ha sido una artista que toca “de oído” o como decimos en Venezuela  “de guataca”  además compone, toca y canta sin ser música académica sino que la armonía emerge de lo más profundo de su alma florecida «Cuando me preguntan por el sol no lo busco en mi guitarra porque no sé dónde está, sino que lo busco en el cielo» enfatizó con modestia.

Su inquietud por la música se inició desde su infancia; su padre Rafael Fuguet, quien fue el cronista de un pueblo falconiano llamado Mitare contaba sus historias en canciones que él mismo componía en versos maravillosos, pero como no cantaba bien cedía sus letras a un grupo musical llamado “Los Mitareros”, el cual estaba conformado por sus tíos y primos que tocaban violín, clarinete, guitarra y cuatro.

Asimismo, destaca  también la influencia de su madre en su amor por la música «Mi mamá tenía una voz de soprano maravillosa, tanto que en mi casa familiar en Caracas donde crecí, —y a la que mi papá le puso como nombre “Mitare”— se hacían reuniones donde la gente iba a oírla cantar zarzuelas como “La Violetera”, “Granada” y “Voraz”, sin haber tomado nunca ni una clase de canto. En estas reuniones mis hermanos, hermanas y yo, quienes teníamos la capacidad de componer —Por mi papá—y de cantar—por  mamá—, interpretábamos muchas de sus canciones»

Leonor cuenta que a sus 13 años de edad un amigo fue a su casa con una guitarra y tocó varias canciones de su época «Me fasciné tanto que le pedí que me la prestara y me dibujara en un papelito los acordes de “La Casa del sol naciente”. Él me dejó la guitarra esa noche y ese mismo día vino a visitar a mi papá un amigo suyo que tenía dinero; me vio fajada en la escalera de la sala “dale que dale” a la guitarra hasta que me salió la canción y al día siguiente se apareció en la casa con una guitarra de regalo para mí que mi papá no habría podido comprarme porque él solo era un obrero que cortaba vidrios y montaba cuadros en su taguarita del centro de Caracas» recordó emotivamente.

La escuela fue uno de sus principales escenarios, pues Leonor afirma que cantaba en todos los actos culturales «Canté también en mi liceo como parte de los orfeones y luego en la UCV como fundadora de la Coral de la Facultad de Ciencias, la cual creamos como homenaje a los compañeros que murieron en la tragedia aérea de las Azores en 1976, y luego canté en los Coros más respetados del país bajo la batuta de los Directores más reconocidos» enfatizó con orgullo.

Interpretó todas las canciones de los Beatles , los Bee Gees y demás grupos de los años 60 y 70, sin embargo decidió luego inclinarse por la Biología, carrera que estudió en los EEUU, donde se mudó al haber contraído matrimonio con un militar «Era un genio y lo mandaron a estudiar allá Ingeniaría Nuclear y yo era medio nerd y me gradué allá de Bióloga especializándome en Ecología  con hippies originales y veteranos de la guerra de Vietnam»

Fuguet enfatiza que por mucho tiempo le tocó callar a su voz interior, la cual en su época de universitaria le insistía que ese era su lugar «Mi voz me dijo que esa era mi gente y le apreté fuerte la mordaza para no oírla ni en susurros, pero allá escuché a Jhon Denver y a otros cantantes que le cantaban a la paz, al amor, y a la naturaleza. Todo eso unido a mi canto en corales de música de otras partes y una atracción natural hacia la música andina y latinoamericana hizo que surgiera el estilo con el que compongo».

Leonor Fuguet confiesa que para hallar su estilo y encontrase a sí misma tuvo que atravesar un proceso de crecimiento personal y espiritual muy importante, por eso resalta «Para llegar a eso atravesé, como dice la canción de los Beatles: un largo y tortuoso camino, por querer satisfacer lo que creí que esperaban de mí mi mamá, mi papá y la sociedad y por eso callé a la Cantora que había dentro de mí, porque eso no me haría importante como creía que debía ser. Callé también a la Psicoterapeuta y a la exploradora. Por eso me inventé ser Bióloga para ser una científica importante; ser coralista para cantar en corales importantes y también ser asesora de organizaciones y grupos, para llegar a ser una consultora importante»

Todo este recorrido fue el impulso que la vida le presentó a la cantora para escuchar de una vez por todas su insistente y atrevida voz interior «Gracias a Dios a mis 30 años la cantora activista hippie que había dentro de mí y que había mantenido callada todos esos años logró quitarse la mordaza que le había puesto y me gritó tan alto desde adentro que al fin la escuché y supe quién era yo y a qué había venido a esta vida. Entonces me acosté en el suelo, boca abajo y en cruz como las novicias y los seminaristas cuando se ordenan y le dije al Padre Cosmos que desde ese día en adelante le dedicaría toda mi vida a cuidar la vida y a despertar conciencias dormida. Este es el origen de mi canto, mi palabra y mi acción» aclaró.

 La artista destaca que en un acto de fe total en la Divinidad y en esa voz que le gritaba desde sus entrañas comenzó un camino de sanación personal y espiritual, que asegura sigue viviendo en la actualidad «Me monté un morral en la espalda con mi equipo de campismo, otro morralito en el pecho con mis equipos digitales y con mi guitarra, atriles, cables y demás cosas. Comencé a andar caminos fuera de mi zona de confort, de mi casa y de la vida personal que había creado y con la cual me había aprisionado hasta entonces. Comencé a andar fuera de Caracas y fuera de Venezuela» expresó.

IMG 9596

La cantante explica con entusiasmo que de esta experiencia ya  hacen 30 años, «En los cuales me he convertido en la activista ambientalista más vieja del país (en acción) en este momento, con los pioneros del movimiento que son mis maestros, y con activistas ambientalistas de otros países en los cuales también he participado en foros sociales, Cumbres climáticas, congresos, talleres encuentros» destacó Fuguet.

A su vez, afirma que se siente plena al ser una cantora del movimiento ambientalista revolucionario venezolano «Al cual pertenezco desde que volví de estudiar en EEUU. Andaba por ahí con mi guitarra cantándole a la naturaleza y un día me oyeron los viejos del movimiento que se habían quedado sin su cantor;  Alí Primera era no solo el cantor del pueblo sino también el cantor de la madre del pueblo, es decir, la madre Tierra —Lo cual no sabe casi nadie—Abra la Puerta, por ejemplo, no es una canción de guerrilla sino para defender la puerta de los Andes en el valle del Río Momboy en cuyos márgenes iban a construir 12 torres con lo cual el Momboy se convertiría en otro Guaire y los activistas ambientalistas con el pueblo de La Puerta lograron que solo se construyeran 2 torres y salvaron al río. Esa fue la canción para dar ese combate que duró como 2 años»

IMG 9654

Fuguet resalta con satisfacción que el movimiento ambientalista la reclutó y por eso hoy tiene el honor y la responsabilidad de ser la sucesora de Alí Primera como la cantora ambientalista de Venezuela.

IMG 9640

De igual forma, se considera una cantora humanista y de crecimiento personal ya que luego de su postgrado en Psicología en la UCV, cuando era facilitadora de procesos grupales decidió tomarse el atrevimiento de llevarse su guitarra a un taller para cantarle a sus estudiantes «Al final del momento de meditación que tenía con mi grupo, los invité a sentarse en el suelo y les canté con mi guitarra una canción. Descubrí cómo esto los ponía en un estado de apertura emocional que me permitía trabajar procesos humanos más a fondo y desde entonces incorporé mi canto y guitarra a mis procesos de grupo»

Como la cantora espiritual de Venezuela también participó en grupos Metafísicos, Budistas, Krisna, Cristiano, Católicos, Judíos, Islámicos, entre otros, donde afirma que le cantaba a todos las mismas canciones «Recibí de todos la misma opinión: Que mi canto iba dirigido a Dios, —cada quien en sus maneras de entender a Dios—, porque he elegido canciones que vayan más allá de los dogmas que separan y confrontan a las religiones y tradiciones espirituales y que hablen de sus valores y creencias comunes; como el amor, la paz, la fraternidad, la solidaridad, entre otros»

Así es como logró grabar su primer disco, el cual comprendía canciones espirituales y como no contaba con el dinero para pagar la producción decidió tomar otro riesgo «Hice la cosa al revés: en vez de grabar el disco primero y venderlo después, lo vendí primero y lo grabe después. Anduve 9 meses por toda Venezuela ofreciendo cantar gratis. Cantaba las canciones del CD y al final le preguntaba a la audiencia si querían que más personas oyeran esas canciones y como me decían que sí les planteaba hacer una acto de fe y creer en mí —sin conocerme — y les ofrecía un contrato con el cual me compraban el CD y yo me quedaba con copia del mismo y así recogí el dinero y lo grabé y después. Monté conciertos en todo el país para entregarles a todos mis productores su CD.

Como cantora revolucionaria comenta «Un día vi a Chávez en la TV con su “Por ahora” y su “Asumo la responsabilidad” y supe que ese era el líder que necesitábamos y fue la primera vez que milité en política y desde entonces soy y para siempre seré Chavista y como hija de un  cronista le he escrito al comandante muchas canciones cantando su gesta heroica y tengo el honor de haberle grabado mis canciones para él en el CD que fue el regalo que su Fuerza Armada Bolivariana le dio en su último cumpleaños vivo»

IMG 9678

Sin embargo, Leonor asume con nobleza su fase más importante que la describe como cantora de la vida, pues se siente más integrada como artista, mujer y persona «Tengo un repertorio en todas las áreas que he cantado que me permiten ser una cantora que integra las diversas dimensiones de la vida: humana, espiritual, ideológica y ecológica, y eso, unido a “todas mis canas ganadas” y a todos mis caminos andados interna y externamente me permiten pararme frente a un grupo; hablarles y cantarles sobre la vida en todas sus dimensiones, desde la coherencia, congruencia y sabiduría que he logrado por atreverme a oír mi voz y tener fe en la Divinidad, en la vida y en mí» concluyó.

 

Periodísta: Osmarys López             Fotógrafo: Jacobo Méndez

Are you looking for the best website template for your web project? Look no further as you are already in the right place! In our website templates section you will find tons of beautiful designs - for any kind of business and of any style. You are in a unique place - join us today BIGtheme NET