En el siglo XX este espacio fue utilizado para proyectar la magia del cine y del teatro, lo que le permitió a muchos caraqueños disfrutar de la gran gama cultural que ofrecía la ciudad de Caracas y el mundo.

Los capitalinos de antaño tuvieron la oportunidad de disfrutar del talento y la creatividad de grandes artistas reconocidos como Benny Moré, Jorge Negrete, Tintán, Yolanda Montez (La Tongolele) y Daniel Santos.

Sin duda alguna la diversión, el encuentro, el compartir y la alegría eran los elementos que caracterizaban este lugar, pero todo cambió cuando la familia Capriles se adueñó de este teatro y lo utilizó como un depósito de películas. Posteriormente se olvidaron de él y lo abandonaron.

Reinaldo Mijares, coordinador general del Teatro Alameda, explicó que en el año 2004 la comunidad tomó este recinto cultural para llevar a cabo talleres recreativos y asambleas populares, pero contaban con un ambiente muy limitado ya que la mayoría de las salas estaban cerradas.

Luego, en el año 2013, el Gobierno Bolivariano a través de la Alcaldía de Caracas tomó la iniciativa de recuperar el Teatro Alameda para seguir garantizándole al pueblo su esparcimiento y recreación. “Realmente fue una bonita sorpresa cuando nos enteramos de que se iba a recuperar el teatro, sabíamos que era una forma de dignificar el trabajo que veníamos haciendo y un reconocimiento a toda la gente que se dedica a las artes. (…) También entendimos que el presidente Nicolás Maduro y el alcalde Jorge Rodríguez iban a respetar el trabajo que venía realizando el Poder Popular en este teatro, que poco a poco lo vimos renacer desde sus ruinas”, dijo Mijares.

Hoy en día, los caraqueños pueden disfrutar de las diversas actividades culturales que ofrece el espacio, como por ejemplo talleres de percusión, canto, danza, teatro, de comunity manager, de vídeo y fotografía, y cuentan con una emisora de radio. “Nuestras expectativas es que este teatro termine de florecer en el imaginario y el querer de toda la comunidad de Caracas, queremos seguir acompañando los procesos de transformación social y cultural de nuestra parroquia y de la ciudad”, expresó Mijares.

 

EXPERIENCIAS DE VIDA

Martín Mata, promotor cultural de la parroquia San Agustín, expresó sentirse feliz y satisfecho tras la recuperación de estos espacios. “En este teatro no se hacía nada y se le daba un uso indebido, la gente se escondía en la parte de atrás para meterse drogas, se orinaban, atracaban, pasaban muchas cosas; ahora la gente está bien contenta”, contó.

También indicó que se han efectuado diversos festivales culturales como por ejemplo danza, salsa y teatro. “Esto hay que mantenerlo y mejorarlo cada día más, sobre todo para los niños que son el futuro de esta Patria; los adultos estamos conscientes de lo que ha hecho este Gobierno por la comunidad, como por ejemplo el Metro Cable y el bulevar, pero es esencial que los niños se alejen de las armas y sigan contribuyendo con su parroquia, que como todo sabemos es de músicos”, destacó.

Por otra parte, José Gregorio Tovar “Goyo”, facilitador del Taller de Percusión del Teatro Alameda, felicitó esta iniciativa del Gobierno Bolivariano ya que anteriormente la comunidad realizaba sus actividades culturales en espacios muy pequeños.

“Esto se ha convertido en un espacio para la formación de los niños y adultos, además de los talleres de danza, música y teatro también tenemos una cátedra de poesía popular, donde le estamos enseñando a los participantes a decir décimas. Aparte del trabajo con los niños también formamos a los padres para que se sientan dueños de este espacio (…) nuestra misión es seguir transformando para mantener este gran legado del Comandante Chávez, porque si no es por él estos espacios no se recuperan”, expresó.

Acotó que nació y creció en esta comunidad y recuerda la majestuosidad que tenía el teatro durante su niñez, cuando lo llevaban para ver grandes películas. “Fui formado en una familia de músicos y eso a uno lo va fortaleciendo a través del tiempo, y ahora estoy multiplicando lo que aprendí”, destacó.

La joven Yainare Pérez, participante del Taller de Danza, comentó que se siente orgullosa de hacer vida artística en este lugar. “La cultura es importante para nosotros, muchas personas dicen que hay que tener un título para ser alguien en la vida, pero pienso que si nosotros no conocemos nuestras raíces históricas quedaremos mal con las personas que están alrededor”.

Por otra parte, Bárbara Bidrago comentó que ella y su familia siempre asisten a este teatro para disfrutar de las actividades que se hacen aquí. “Sería buenísimo que abrieran un centro de documentación para que los caraqueños puedan obtener información sobre el quehacer teatral y vean cómo eran estos espacios en el pasado”, dijo.

TIBISAY MAZA GIMÉNEZ/CIUDAD CCS

FOTOS LUIS BOBADILLA/CIUDAD CCS