Fran Gazzotti, más allá de la escultura

IMG 9567Este escultor, artista plástico y escritor venezolano nació en la ciudad de Mérida el 6 de agosto del año 1951. Desde niño se inició en la pintura por iniciativa propia, ya que descubrió a temprana edad que el arte era su pasión «El amor por el arte me nació desde muy niño cuando visitaba algunas casas y las veía adornadas con cuadros, pero en mi casa no había cuadros, y yo quería tener uno. Entonces fue cuando me di cuenta de que si lo quería tenía que hacerlo y desde allí comencé a pintar».

La infancia de Gazzoti estuvo marcada por un evento infortunado que lo debatió entre la vida y la muerte «Me trajeron a los tres meses de nacido a Caracas porque me estaba muriendo, me compliqué con una neumonía y me inyectaron un medicamento que me obstruyó los oídos, y quedé sordo». Sin embargo, el escultor expresa con entusiasmo que «A pesar de eso me salvaron la vida. Desde entonces soy sordo, pero no me importa».

Afirma que aprendió a percibir el sonido a través de vibraciones, gracias a un aparato que le permite escuchar con cierta dificultad y que le ha enseñado a ser más atento al momento de entablar una conversación con alguien, pues además de escuchar con atención por un solo oído, también es capaz de leer los labios.

Fran Gazzotti confiesa que a los 15 años con ayuda de un amigo, pudo exhibir por primera vez su arte «Fue en una galería de arte en Caracas. Mi amigo me enseñó a no temerle a la pintura y desde ese momento me quité de encima el miedo a crear, a pintar y a plasmar mi arte». Comenta que pintaba de todo y en todas partes, pero aún no había definido o no se daba cuenta de cuál era su estilo «hasta que un buen día entendí que mi especialidad era la monocromía» Enfatiza con alegría.

Después decidió irse a París, donde estudió la fonética del idioma francés en la Universidad de la Sorbona y pintura en la Escuela Museo Louvre, “Fui a Paris a averiguar sobre el arte” expresa, y aunque no culminó sus estudios asegura que allí aprendió a encontrarlo en otras alternativas, como la lectura, por ejemplo; «En Paris cuando trabajaba en la embajada de Venezuela aprendí que me faltaban palabras para expresar mi arte, esto fue gracias a un encuentro con Carlos Cruz Diez, donde emocionado fui y le mostré mis pinturas. Él comenzó a hablar de mi arte como si lo conociera más que yo y en ese preciso momento aprendí cosas importantes que no sabía cómo decir», afirma que la lectura es una herramienta indispensable para descubrir el arte a través del mismo arte.

Fran Gazzotti con sus 67 años domina tres lenguas: la castellana (lengua nativa), el francés y el inglés «Soy sordo, pero hablo inglés y francés» exclamó con orgullo y asegura que aprendió a dominar el francés en un corto tiempo «Aprendí rapidito porque trabajé en Francia y si no hablaba el francés, perdía mi trabajo, entonces andaba de un lado a otro con un diccionario en mano». Asimismo, asegura que domina muy bien el inglés, pues vivió un tiempo en Trinidad y Tobago, donde fue a estudiar en el High School Mountain Melody en Tunapuna durante dos años.

Luego regresó a Venezuela y estuvo en el ejército nacional durante 6 meses, pero como sus ganas de viajar no cesaban comenzó a planificar su próxima partida «¨La viajadera¨ es lo que me convirtió en lo que soy, cuando era adolescente viajaba mucho, creo que el viajar me permitió conocer muchas culturas». Sin embrago, el artista reconoce que Venezuela es su hogar y que no se compara con ningún otro lugar del mundo, «Todos los países del mundo tienen su encanto y todos somos diferentes, pero Venezuela es un país extraordinario».

           La pasión de Gazzotti es contar historias porque considera que a través de ellas muestra la grandeza del arte. Él enfatiza que «el arte real de la grandeza es la humildad y esas cosas tengo que decirlas en un cuento», por esta razón creó su peculiar obra de arte el Carrito Bon Say, el cual tiene la particularidad de ser un carro, cohete, avión y barco, que le permite contar una historia repleta de alegría y esperanza tanto para niños como para adultos.

IMG 9566

El artista asegura que nunca se ha separado del arte, pues para él la manifestación más pura de su oficio ha sido narrar las historias que viven dentro de sus creaciones. Por lo tanto, su satisfacción no radica solo en exhibir una pieza, sino en contar lo que ella representa.

Gazzotti vive apegado a su profunda espiritualidad, y cree que la pasión y la disciplina son las características más importantes del ser humano, por lo tanto se define como una persona apasionada y disciplinada que encuentra la felicidad en crear un arte para contar su propia historia.

Periodista: Osmarys López                 Fotógrafo: Jacobo Méndez

Are you looking for the best website template for your web project? Look no further as you are already in the right place! In our website templates section you will find tons of beautiful designs - for any kind of business and of any style. You are in a unique place - join us today BIGtheme NET