Niki García: El Fitccs 2018 ha sido la tarea de mi vida

nickygarcia YG 9 de 11

Caracas, 27 de abril del 2018.- Una de las primeras decisiones que tomó Erika Farías, tras resultar electa como alcaldesa de Caracas, fue darle continuidad al Festival Internacional de Teatro de Caracas. Eso lo supo Niki García en algunas conversaciones previas donde, como amante del arte y visionario de la expresión circense en Venezuela, le tocó el tema a la recién nombrada representante del municipio Libertador.

No pasaría mucho tiempo de esas conversas cuando recibió una cita desde la Alcaldía para concretar asuntos. Allí, sin él sospecharlo, fue presentado como el director general del Festival Internacional de Teatro de Caracas 2018. De eso cuenta que “hay cosas que ocurren y uno ni las decide. Eso me animó a darle. Nosotros necesitamos y debemos generar espacios donde nos reconozcamos, ver las cosas que somos capaces de hacer en una Venezuela donde, si bien está en crisis económica, quedarse es una opción”.

Toda una vida ligada al arte; más de 30 de los 45 que tiene. En principio no fue el teatro, fue el punk-rock. A través de esa música halló la forma de exteriorizar la frustración y los anhelos juveniles de un chamo de barrio con cierta conciencia. En esa Venezuela de los 80 reconoce que “había una fuerte represión, a todo nivel; no solamente física, simbólica también, llena de clasismo y un montón de cosas que descubres cuando naces en un barrio y te enfrentas al modelo social”.

—¿Cómo se dio el encuentro con el mundo del circo?
—Decidí formar parte de una movida que hubo en esa época (años 80) en relación a la música. Luego me inicié en el teatro de calle, el cual desde los 70 se venía haciendo sentir en Caracas y en todo el país. Habían agrupaciones muy interesantes que eran nuestra gran referencia como Tepos, La casa del arcoíris, Maroma; era toda una forma de expresarse y a mí eso me encantó.

Esta forma de hacer arte ya daba sus primeros pasos en Venezuela, con poca fuerza, pero en diversos lugares ya se estaban haciendo festivales. Uno de ellos era el Kaonabo, en Barlovento. Allí, Niki continuó involucrándose, convirtiéndose en un zanquero malabarista. A partir de ese momento empezaron a surgir montajes.

Pero como buen artista circense, sus pies le empezaron a pedir camino y a Buenos Aires lo fueron a llevar, no sin antes recorrer todo el sur.

“Ese viaje lo hice con un amigo al que le decían Vampiro. Nos fuimos por tierra por toda Suramérica, pidiendo cola. La gente todavía se paraba para escuchar cómo hablaba un venezolano, porque nada más nos habían visto en telenovelas. En ese momento Venezuela estaba muy desintegrada de los países del sur”.

En Buenos Aires estuvo por casi tres años. De esa ciudad, epicentro cultural en todos los tiempos, adoptó posturas aplicables para masificar el arte en Caracas.

“En ese viaje pude constatar lo divorciado que estábamos de los países andinos. Actualmente es una información mucho más digerida. Estar en esos lugares me hizo sentir parte de algo; al observar esos paisajes montañosos recordé mi origen caribeño y cuando regresé, una de las primeras cosas que hice fue fundar el Circo Teatro Ipuke. Usé esa palabra del vocablo pemón que quiere decir mago creador de imágenes.

Consolidar las artes circenses en Venezuela fue uno de los sueños en los que Niki trabajó en esos largos recorridos. No sería una tarea sencilla. “El circo es una experiencia colectiva; si lo haces solo es muy aburrido. Por esa razón decidí iniciar con un taller, del cual salió toma toda una camada de circo contemporáneo. A mí me interesaba muchísimo el tema con los chamos, lo social, es parte de mi militancia”.

Después de varios años de ir materializando ese proyecto, donde incluso con el convenio Cuba-Venezuela, pudieron conocer circo de primer nivel y vivir una gran experiencia cultural con compañías de circo de Francia. En el 2009, en una toma artística, como él mismo la llama, ingresan en los espacios del Nuevo Circo.

“Cuando ese lugar se restaura estaba quedando como en una especie de limbo institucional y nosotros, ante el peligro de que el Nuevo Circo volviera ser usado para el tema de la matanza de animales, lo tomamos”.

Decirlo es fácil. Hoy, a casi 10 años de la proeza, reconoce que no fue sencillo: “Los primeros días fueron terribles; allí tuvimos que luchar contra un montón de adversidades”. Intereses de todas partes rondaban en ese espacio donde, resteados a todo, los valientes solo querían hacer cultura. El Nuevo Nuevo Circo se abrió a la comunidad: talleres, asambleas, semilleros de circo, danza, música y otras manifestaciones vibraban en un lugar en el que ahora se apostaba por la vida.

De esos días, que siempre serán virtuosos de recordar, con tono alegre Niki cuenta: “una vez nos visitó el alcalde Jorge Rodríguez con un pocotón de policías y vio lo que hacíamos allí. Estábamos llenos de chamos haciendo talleres, gente ensayando, practicando, y lo que nos dijo fue ‘¿Qué les parece si hacemos un concierto aquí este sábado con la agrupación Buena Fe?’, y cuatro días después ya estábamos montándolo.

—De último, pero no menos importante, háblanos sobre el festival.
—Que ocurra el festival es bueno para creer en lo que hacemos. Ha sido una tarea tan difícil como alucinante. La visión de la alcaldesa con la Caracas comunal hace que tenga identidad propia y que el eje comunitario sea uno de los más fuertes. Eso es algo que le da un toque de magia e integración.

Ha sido un cúmulo de fuerzas de todos los que hemos estado trabajando aquí. El eje académico será un espacio de reflexión e intercambio de saberes. 30 salas de teatro donde la variedad de obras da para todos los gustos. 10 países invitados con propuestas artísticas increíbles, además vendrán agrupaciones de muchos estados de nuestro país. Ciudad Teatro, más allá del desarrollo de arte en sí, toma los espacios de Caracas, disponible para el encuentro y para los ejes circo e infantil, en donde tendremos sorpresas maravillosas.

Hay que ir a verlo. Fue un gran trabajo hecho con mucho cariño y sin duda alguna ha sido la tarea de mi vida.

Biografía Mínima

Niki García, nieto de la biyuya del barrio La Línea de San Martín, caraqueño de nacimiento, piensa y se mueve como tal.
De los 45 años que tiene, 31 los ha dedicado al arte y a incentivar la movida circense y el teatro de calle en Venezuela. Creció en una casa de mujeres y siempre contó con el apoyo de ellas. Evolucionó desde el chamito que se hacía crestas punketas hasta el hombre que creó la Fundación Circo Nacional de Venezuela.

Él recomienda:

> Troyanas nuestras (Ven). Teatro Principal. Miércoles 2 de mayo a las 7:00 pm.
> Hembras mito y café (Ven). Teatro Nacional. Sábado 5 de mayo a las 5 pm.
> Entre lunas (Ven). TET Luis Peraza. Lunes 30 de abril a las 5 pm.
> Eje Circo (Ven). Durante todo el festival en el Parque Los Caobos.
> Antígona (Mex). Sala Anna Julia Rojas. Sábado 28 de abril a las 3 y 7 pm.
> André y Dorine (Esp). Teatro Municipal. Miércoles 2 de mayo a las 5 pm.
> Angelitos empantanados (Col). Teatro Municipal. Sábado 5 de mayo a las 5 pm.
> No daré hijos, daré versos (Uru). Teatro Bolívar. Sábado 28 de abril a las 6 pm.

Texto: Albert Cañas / Foto: Yrleana Gómez

Are you looking for the best website template for your web project? Look no further as you are already in the right place! In our website templates section you will find tons of beautiful designs - for any kind of business and of any style. You are in a unique place - join us today BIGtheme NET